El Festival El Jabegote-Juan de La Loma de Fuengirola recupera el interés de antaño

XLII Festival Flamenco El Jabegote-Juan de La Loma. Cante: Arcángel, José García Vílchez ‘El Petro’ y Morenito de Jaén. Guitarra: Dani de Morón y Carlos Haro. Palmas: Los Mellis, José Antonio Rojas y David Galiano. Baile: Juan Antonio Pérez (Azabache) (Cuadro: Dirección y coreografía: Juan Antonio Pérez. Cante y guitarra: Manuel Heredia El Yunque; Cante: Rosa Linero. Cuerpo de baile: María Espinosa, Carmen Jiménez, Ainhoa Moreno, Lucía Millán, Paula Castillo y Aroa Aragón. Palmas: María Espinosa y Carmen Jiménez) Lugar: Palacio de la Paz de Fuengirola (Málaga). Día: Viernes, 12 de octubre de 2018. Aforo: Lleno.

Un año mas arrancaba un gran festival de flamenco que, pasito a pasito, con el esfuerzo de todos los que amamos el flamenco, volverá a ser lo que antaño era, uno de los festivales más interesantes de la provincia, ya que la afición lo merece. Con un lleno casi absoluto, comenzaba la presentación del festival de la mano de Francisco Reina, editor de Pellizco Flamenco, resumiendo perfectamente la trayectoria de cada uno de los artistas presentes en el mismo.

Rompe el hielo El Petro, acompañado a la guitarra por un grandísimo guitarrista de la localidad, Carlos Haro; y José Antonio Rojas y David Galiano, a las palmas. Primer cante por malagueñas, concretamente uno de los estilos de don Antonio Chacón, en el que la guitarra de Haro arranca un aplauso de la afición; remata con un abandolao de Juan Breva.

Continúa por soleá de Alcalá, rematándola por La Andonda; ocho minutos y medio de soleá con mucho gusto y muy sentida. Y se van para Cádiz, en esta ocasión por alegrías y cantiñas, evocando a los grandes maestros de la época y metiendo las cantiñas del contrabandista, que tan bonitas cantaba el genio Camarón, rematando con un final por alegrías muy utilizado por la ultima Llave de Oro, el maestro Fosforito.

Prosigue con una zambra de Manolo Caracol ejecutada a su manera, con mucho respeto hacia el genio, metiéndole un fandango del Pinto y finalizando con el ya clásico Carcelero. Concluye su actuación con un ramillete de fandangos personales recordando a grandes como El Sevillano, Aznalcóllar, El Gloria, Juanito Maravillas, Canalejas de Puerto Real y, ya sin amplificación, finaliza su actuación por el El Carbonerillo.

Pasamos a un veteranísimo cantaor natural de la localidad jiennense de Jódar, pero afincado en Fuengirola desde hace muchos años, de ahí su nombre artístico (Morenito de Jaén). Se arranca por farrucas dándole el melisma y templanza que requiere este cante, ya que él tiene voz laína, que se adapta muy bien a este tipo de palos. Continúa por malagueñas (“Los peces mueran de pena”, atribuida a Gayarrito), que remata con una letra de bandolá corta de Juan Breva y la rondeña grande, muy bien ejecutados los tres cantes.

Prosigue por tientos-tangos, recordando en los tangos a la gran Pastora Pavón ‘Niña de los Peines’, y finaliza su actuación con cantes en los que, según el propio Morenito se siente más cómodo, la minera de La Unión, muy ejecutada por Piñana, y una cartagenera de un cruce de letras de Manuel Escacena (“En la calle de Canales, se me perdió mi sombrero”) y Rojo El Alpargatero.

Turno para el baile, de la mano de la compañía de Juan Antonio Pérez, Azabache, con una buleria en la que evoca al gran José Luis Figuereo (El Barrio); luego pasan a los caracoles, recordando a don Antonio Chacón, y finaliza Juan Antonio Pérez con una soleá por bulerías espectacular en toque, cante y baile.

Y la guinda la puso el cabeza de cartel, un cantaor de Huelva consagradísimo y muy metido en el mundo del flamenco desde muy pequeño. Hoy, a sus 41 años, está en su mejor momento artístico y en plenas facultades. Llega acompañado por la guitarra de Dani de Morón, uno de los guitarristas mas punteros del panorama flamenco, y también le arropan a las palmas y coros Los Mellis, muy solicitados por grandes del flamenco.

Comienza con dos tarantos, ligándolos a la perfección; continúa con una soleá de diferentes estilos, entre ellos, algunos de Cádiz y La Roezna para terminar. Prosigue por tangos, con una entrada libre, que puede realizar porque la guitarra que tiene a su lado tiene mucho peso y los coros y las palmas también. Interpreta varios estilos (extremeños, Granada, etc.) y en algunos momentos recordando al genio de La Isla de San Fernando. Por bulerías, regala a los presentes más de diez minutos de diferentes estilos, perfectamente acompasados y afinados en la ejecución.

La seguiriya se inicia con una falseta de maestro de Dani de Morón, que arranca un aplauso de la afición fuengiroleña, que llevó después al propio Arcángel a expresar su sorpresa sobre cómo lo había sabido captar. El onubense evocó a Manuel Torre y a Juanichi El Manijero.

Ya en las alegrías y cantiñas, hizo una entrada preciosa, muy particular, y finalizó su actuación muy a gusto y agradecido por contar con un publico entregadísimo haciendo un ramillete de fandangos de Huelva y, al final, recordando al genio Morente y al de la Calzá.

En definitiva, un festival con un público muy entregado a los artistas y un diez para la organización, el sonido, la iluminación y el presentador.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *