Conceptos básicos de guitarra flamenca

Dicen los puristas que cuanto más retrocedamos en el tiempo nos daremos cuenta de que mejor se cantaba. Con la guitarra pasa justo lo contrario. Si bien, Ramón Montoya, Niño Ricardo, Sabicas, Melchor de Marchena, y otros muchos pusieron las mimbres, la generación posterior con Paco de Lucía, Enrique de Melchor y Manolo Sanlúcar, entre otros, elevaron el toque flamenco a la cúspide de la música planetaria. Pero si cabe, la posterior generación de guitarristas encabezada por Vicente Amigo, Gerardo Núñez, José Antonio Rodríguez, Manolo Franco o Rafael Riqueni, enriquecen más aún este extraordinario arte de las seis cuerdas, para situarnos ahora en la cúspide de las músicas más apreciadas, con un plantel de jóvenes tocaores que son la vanguardia del virtuosismo en la guitarra mundial. Diego del Morao, Antonio Rey, Amós Lora, Dani de Morón, Habichuela Nieto, son sólo unos cuantos ejemplos de la cantidad de nuevos talentos que han surgido bebiendo de las fuentes anteriores.

¿Pero conocen los aficionados al flamenco los aspectos básicos de la guitarra? Es propósito de este artículo esbozar los elementos básicos del toque flamenco. Todos habremos oído hablar de palabras o expresiones como tocar por medio o por arriba, poner la cejilla en el tres, hacer un rasgueo, alzapúa, picado, arpegio, trémolo, compás, falseta, etc. A continuación, vamos a explicar el significado de éstas y otras palabras o expresiones asociadas al toque flamenco.

Tocar por medio o por arriba: Los guitarristas y cantaores antiguos, como apenas sabían música, utilizaban estas expresiones para referirse a tocar en tono de La mayor, ‘por medio’ porque es un acorde donde los dedos de la mano izquierda se colocan en la zona central del mástil o en tono de Mi mayor, ‘por arriba’ porque lo que se ocupa es la zona alta.

Poner la cejilla en un determinado traste: La cejilla permite subir la tonalidad de las cuerdas al aire y se puede hacer con el dedo índice o con un artilugio que desarrolle esta misión al comprimir las cuerdas contra el mástil acortando su longitud. Así, en flamenco, se evita tener que trasponer la tonalidad, y el guitarrista piensa que está tocando los mismos acordes que si no tuviera la cejilla. Si por ejemplo está al dos por medio, piensa que está sonando el acorde de La mayor y no el de Si mayor, que es lo que realmente suena.

Nota: La nota es un sonido determinado por una vibración. Hay siete notas naturales, Do, Re, Mi, Fa, Sol, La, Si y cinco notas alteradas, que pueden ser sostenidos o bemoles. En total habrá doce notas.

Acorde: Es un sonido compuesto por un conjunto de notas; al menos tres, primer grado tercer grado y quinto grado como mínimo. Puede haber acordes con más notas cuando llevan el séptimo grado, el noveno o cualquier otro.

Rasgueo: Consiste en hacer que vibren varias cuerdas a la vez utilizando la mano derecha cuando la mano izquierda está haciendo un acorde. En flamenco hay de varios tipos, como pueden ser los rasgueos con pulgar, los rasgueos con índice, en abanico, de dos o tres dedos, por poner algunos ejemplos.

Alzapúa: Es una técnica de pulgar de la mano derecha que consiste en un rasgueo hacia abajo, otro hacia arriba y el toque de una nota suelta, todo con pulgar.

Picado: Es lo que en otras músicas se denomina punteo y se ejecuta normalmente con dedo índice y medio de la mano derecha, alternándose ambos para pulsar notas que conformen una melodía o una escala.

Arpegios: El arpegio consiste en dar las notas que contiene un acorde de manera separada y hay que distinguir entre lo que es tocar arpegiando (a modo de arpa) de lo que es hacer el arpegio del acorde, que se hace punteando las notas que lo componen.

Trémolo: Es un efecto que se consigue al dar un bajo con pulgar y cuatro notas en la misma cuerda en flamenco y tres en guitarra clásica. La repetición de cuerdas puede darse en primera, segunda y tercera, básicamente.

Compás El compás es una forma de dividir una pieza musical en partes iguales repetitivas. Así tenemos : 4X4, 3X4 ó 2X8. En un compás 3×4 o ¾, la primera parte de la fracción (3) indica el número de figuras que entran y la segunda (4) la figura musical que se utiliza. En el ejemplo habrá 3 negras por cada compás. El estudio del compás en flamenco es otro de los aspectos que vale la pena abordar, por lo que le dedicaremos un monográfico.

Falseta: Es una parte de la música flamenca formada por melodías más o menos cortas tocadas entre versos del cante, o entre compases de cualquier palo para acompañar cante, baile o simplemente embellecer una pieza.

Éstos son algunos de los conceptos que pueden ser útiles para apreciar la destreza que manejan los innumerables artistas dedicados al toque. Y como una imagen vale más que mil palabras, os animo a que veáis un vídeo explicativo de cuanto aquí se dice.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *