‘Amazonas’, un espectáculo fresco y revolucionario

Ciclo ‘Flamenco Viene del Sur’. ‘Amazonas’. Dirección Artística: Juana Casado. Textos: Luz Valenciano. Composición musical y guitarra: José Manuel León (Artista invitado). Bailaora principal: Rosario Toledo. Cante: Inma La Carbonera. Guitarra: Inma Morales. Flauta: Ana Howe. Baile: Ana Salazar, Melisa Calero y Elisa Muñoz. Actrices: Elisa Villalba y Elisa Muñoz. Percusión: Macarena Sánchez. Lugar: Teatro Alhambra de Granada. Día: Lunes, 9 de abril de 2018. Aforo: Lleno.

Dentro de la programación del ciclo ‘Flamenco viene del Sur’ en el teatro Alhambra de Granada,asistimos, el pasado lunes, a un espectáculo vanguardista que lleva por título ‘Amazonas’, en el que se combinan cante, baile, toque y teatro clásico. Todo ello a cargo de la Compañía Andanzas-TNT.

Con esta obra, reclaman la igualdad entre hombres y mujeres. Como artista invitado, participó el guitarrista José Manuel León, autor de la composición musical y que se dejó oír más que ver, para no entorpecer el protagonismo exclusivo que la obra otorga a la mujer.

En la mitología griega las Amazonas eran mujeres guerreras que luchaban contra
hombres, con tanto ardor que llegaban a cortarse el pecho derecho, para poder usar el arco con mayor facilidad. Una vez por año, visitaban a una tribu vecina para mantener relaciones sexuales y quedar embarazadas, sacrificando a los nacidos varones, en aras a mantener una sociedad exclusivamente femenina. La obra se inspira en estas guerreras de leyenda para reivindicar la igualdad de género en la sociedad actual.

Fue un atrevido espectáculo que comenzó con una percusión enérgica, con las guerreras golpeando con rabia sus tambores plateados, creando una gran tensión.
Asistimos a un parto colectivo, en el que uno de los nacidos resultó ser varón, por lo que
sería sacrificado, lo que fue ambientado con una desgarradora siguiriya, magistralmente
interpretada por Inma Morales a la guitarra e Inma la Carbonera al cante. Se suceden diálogos, percusiones, cánticos reivindicativos con coros griegos, danzas tribales, flamencas y contemporáneas que van componiendo un gran espectáculo, endulzado por la magia de una flauta travesera.

Un trémolo de guitarra abre una granaína, muy bien ejecutada por la guitarrista y cantaora, para arropar a la joven Amazona que regresa de matar con sus compañeras. Le sigue el sonido de otra poderosa guitarra que yo no veía por ningún lado, hasta percatarme de que provenía del único varón que participó en el espectáculo, José Manuel León, escondido tras las columnas del atrezo. Se trata de una larga introducción a un taranto para ponerle sonido al momento más sensual que representa la fecundación de las mujeres por los hombres para la perpetuación de aquéllas.

Poco después, se suma la guitarra de Inma Morales y el cante de la Carbonera para ir acompañando los ágiles taconeos de
Rosario, bailaora temperamental, flamenca y contemporánea a la vez. En un momento
determinado, dos Amazonas se besan en los labios, otras deambulan por el escenario con
un pecho cubierto y otro al aire, cual esculturas de la mitología griega e incluso tuvo lugar
un desnudo integral , que a mí se me antojó como el primer desnudo por peteneras de la
historia. Con la petenera se escenifica la muerte y la venganza, con la cabeza ensangrentada de un hombre decapitado, que pasa de mano en mano.

Por tangos, se recrea la fiesta de la fecundación, aportando una sensación de alegría que se torna rápidamente en tristeza con la petenera, que representa la muerte. Unas bulerías ilustran el adiestramiento para la guerra. Por último, una majestuosa soleá sirve para adornar la vuelta al comienzo, con un nuevo parto en la que una amazona decide abandonar el grupo para no verse obligada a sacrificar al varón. El final queda resuelto con la muerte colectiva de todas las integrantes del grupo.


Los palos flamencos están hábilmente escogidos para crear las sensaciones que
requiere el argumento. Y es que el flamenco puede pasar, en un periquete, de la fiesta a la
tragedia aún conservando la misma tonalidad.
El público, que abarrotaba el teatro, terminó en pie premiando, con una larga ovación, un espectáculo fresco y revolucionario que no dejó indiferente a nadie.

Es de agradecer que se hagan representaciones de este tipo; arriesgadas, vanguardistas, reivindicativas, integradoras de distintas manifestaciones artísticas y, sobre todo, distintas a todo lo que habíamos visto hasta ahora.

La compañía tiene previsto representar la obra durante este año 2018 en San Pedro
de Alcántara (agosto), Clunia y Cádiz (Festival FIT de octubre), Valladolid (noviembre) y
Cazorla (diciembre). Ya lo ha hecho en Sagunto, Málaga y Granada.

Al cierre de esta reseña, me informa Inma Morales que se acaba de enterar de que ‘Amazonas’ ha recibido el premio al mejor espectáculo andaluz de flamenco en los Premios Lorca, por lo que les doy mi más sincera enhorabuena por tan merecido galardón.

Etiquetas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *